0 € a 5.000.000 €

0 € a 10.000 €

0 € a 9.000.000 €

0 € a 0 €

Encontramos 0 Resultados. ¿Quieres cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada

0 € a 1.500.000 €

encontramos 0 resultados
Sus resultados de búsqueda

Césped artificial o natural para el jardín: te contamos los pros y contras de cada uno

Publicado por KHADI en agosto 13, 2021
| 0

Es la gran pregunta que muchos se hacen cuando llega el momento de acondicionar el patio o el jardín: ¿césped artificial o natural? Como en casi todo, no hay una respuesta acertada. Dar en el clavo con la elección dependerá de muchos factores. Y, para que tengas una guía rápida que te ayude a elegir, los expertos de Habitissimo explican las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Césped artificial: ventanas e inconvenientes

Se ha convertido en una de las opciones preferidas en los últimos años, en parte porque los acabados son cada vez más naturales y hay una enorme variedad de precios, además de modelos. Pero no son sus únicas ventajas:

  • Su mantenimiento es muy sencillo, basta con cepillarlo, lavarlo y desinfectarlo de vez en cuando.
  • La presencia de insectos será mucho menor que cuando hay cubierta vegetal. Y también se evita el barro.
  • Si es de buena calidad, se mantendrá en perfecto estado durante años.
  • El idóneo en el caso de personas con alergias.
  • Se puede instalar en cualquier espacio: alrededor de la piscina, en el patio o incluso en una terraza. Y también se puede poner sea cual sea el clima.

Pero, igual que tiene muchas ventajas, el césped artificial también tiene algunos inconvenientes:

  • Los de mejor calidad y acabados más realistas tienen precios elevados.
  • Es necesario desinfectarlo periódicamente, sobre todo si hay niños o mascotas en casa.
  • La incidencia directa del sol hace que el césped artificial pueda alcanzar altas temperaturas, lo que impide caminar descalzo sobre él.
  • Puede ser abrasivo en el caso de caídas accidentales.

Césped natural: por qué sí y por qué no

Si has pensado en elegir lo natural, también es importante que tengas en cuenta que el césped tiene sus cosas buenas y no tan buenas. Comenzamos por las primeras:

  • La estética del césped natural su color y su tacto son inigualables.
  • Cuando el calor aprieta, ayuda a refrescar el ambiente. La hierba disipa el calor y, después del riego, la sensación de frescor es muy agradable.
  • El césped natural no solo absorbe calor, también ruido, por lo que es perfecto en áreas urbanas.
  • Autorregula su actividad bacteriana, de modo que es una buena elección si tenemos niños pequeños o mascotas.

En lo que respecta a las desventajas frente al césped artificial, estas serían algunas de ellas:

  • Se necesita más tiempo para poder disfrutar de él. Desde la siembra o se colocan los tepes hasta que se pueda pisar hay que dejar pasar un tiempo.
  • Su mantenimiento es más laborioso que el del césped artificial: regar, abonar, cortar, reponer, etc.
  • Requiere de un mayor consumo de agua, por lo que en zonas secas o cálidas no es la mejor elección.
  • Está expuesto a plagas que pueden obligar a su reposición, con el consiguiente gasto.

¿Cuál es mejor? Siempre va a depender de tus gustos, del gasto que quieras asumir y del tiempo que puedas dedicar a su cuidado. Ahora que ya tienes las claves, simplemente, analízalas con calma y seguro que aciertas en la elección. Lo importante, sea césped natural o artificial, es que lo disfrutes.

Fuente : Idealista

Compartir...
  • Búsqueda Avanzada

    0 € a 1.500.000 €

  • Restablecer contraseña

  • Pagos hipotecarios: